QUÉ ES EL ESMALTADO SEMIPERMANENTE Y QUE TENER EN CUENTA PARA CUIDAR LA SALUD DE NUESTRAS UÑAS

El esmalte semipermante es un tipo de esmalte que se aplica de forma rápida y fácil, y que consigue una durabilidad y brillo excepcional. Se realiza en varios pasos que incluyen: la preparación de uña para remover la oleosidad, base, color y top final. Cada paso de cura en una cabina LED. Además, por su secado instantáneo y brillo, hace que su acabado sea espectacular. Con una correcta técnica de aplicación, permite disfrutar de unas manos y pies perfectos durante más de dos semanas.

Sin embargo, realizada con productos de mala calidad o con componentes la técnica del esmaltado semipermanente puede desembocar en resultados totalmente opuestos a los que inicialmente buscábamos: unas uñas debilitadas y deterioradas.


Desde que el esmaltado semipermanente se hizo mas popular, sus beneficios nos enamoraron (básicamente, su larga duración y su aspecto intacto durante los aproximadamente 15 días que se prolonga). Pero, al mismo tiempo, cada vez es más común escuchar que “a una amiga mía le quedaron las uñas súper blandas” o a otra a la que se le quedaron “abiertas en capas y estropeadas”. Y lo cierto es que sí, estas consecuencias pueden ocurrir perfectamente, pero, al contrario de la creencia popular, no se trata de algo generalizado, sino del resultado de usar lacas y métodos inapropiados. La manicura permanente no debería dañar la uña natural en ningún caso, siempre y cuando se haga con productos de calidad y siguiendo el protocolo adecuado. En el momento en el que en la preparación de la uña se lime el lecho ungueal [la piel debajo de la uña] o que el retirado del esmalte permanente se haga de forma inadecuada, será cuando la uña se dañe. La remoción no debe implicar el uso del torno, ni debe necesitar del limado de la base de la uña. Lamentablemente existen en el mercado productos que logran un excelente resultado visual y extra duración, pero que por su fórmula dañan la superficie de la uña y por sus componentes tan agresivos, su remoción es muy dificultosa, debilitando la uña natural.




¿Cuáles son los componentes que debemos evitar?

Tolueno, formaldehído, ftalato de dibutilo, resina de formaldehído y alcanfor.

No solo es importante la preparación de la uña y la técnica y calidad de los productos aplicados sino también la remoción: Con un removedor específico y cada dedo recubierto con papel de aluminio, durante 10 minutos aproximadamente, el esmaltado sale sin necesidad de tocar la uña. No es necesario el uso de torno o lima, el esmalte de calidad debe despegarse solo.

Lo más importante es evitar la tentación de despegarlo o arrancarlo, ya que, con eso sólo conseguimos llevarnos parte de nuestra uña y quitarle capas, lo que hará que esté más débil e incluso por su aspecto se verá muy dañada.



DEJAR DESCANSOS ENTRE SERVICIOS, ¿SÍ O NO?

Dado que el esmaltado semipermanente puede cubrir las uñas a lo largo de mucho tiempo, podría parecer que dejar un tiempo para que ésta descanse entre visitas al salón puede ser una buena idea si queremos mantenerlas sanas. Sin embargo, esto no es totalmente necesario, ya que, si la matriz está en buenas condiciones, la uña siempre crecerá en perfecto estado. El profesional debe hacer un seguimiento para poder determinar cuándo se debe descansar o si es necesario recurrir a algún producto que ayude a recuperar la salud de las uñas. Además, es importante saber el tipo de uña que tiene cada persona: si tus uñas son delicadas, frágiles y finas, la manicura semipermanente puede resultar demasiado agresiva, pudiendo afectarlas. En todos los casos hay que estar atentos y si notaste un cambio en el crecimiento o la dureza de tus uñas, lo primero es consultar a un médico para descartar alguna enfermedad o déficit nutricional.


Igualmente las profesionales te van a asesorar y si, por algún motivo, tus uñas están deterioradas, se doblan o se parten con facilidad, se abren en capas o presentan manchas, hay ciertos cuidados y productos que podemos usar para mejorar su salud. La clave es hidratar y fortalecer. El aceites para cutículas es un aliado imprescindible para mantener la base saludable y su aplicación puede ser diaria. En nuestros salones también ofrecemos el tratamiento de OPI GEL BREAK, un sistema de tratamiento de 3 pasos que ayuda a que las uñas se vean saludables y se rejuvenezcan en solo una semana. Cuenta con una capa protectora enriquecida con ácido hialurónico, vitaminas y extracto de bambú que conserva y protege las uñas mientras que proporciona un acabado de alto brillo. También podés considerar la opción de aplicar un servicio de kapping gel, una opción que cada día eligen más clientas en nuestros salones.


Si querés saber más sobre esmaltado semipermanente hacé click en el botón.




288 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo